En Froggies le damos voz a la infancia

¿Das el salto con nosotros?

Llevamos ya 13 años trabajando pro de la infancia sin olvidarnos del negocio..

Escuchamos tus necesidades y les damos forma atendiendo a nuestra experiencia en propuestas creativas y eventos a medida para empresas y particulares.

Trabajo en equipo

En Froggies tenemos un claro objetivo: ofrecer experiencias satisfactorias para niños y adultos basándonos en el juego consciente y la imaginación.

Preparamos tu propuesta a medida


    En Froggies queremos cambiar el mundo a través del juego

    Trabajo en equipo

    Froggies nace de la ilusión, de un sueño. De querer aprender de todos y de todo.

    Nuestra filosofía

    Froggies nace de la ilusión, de un sueño. De querer aprender de todos y de todo. De desear mejorar este mundo aportando nuestro granito de arena, jugando y creciendo. Y sobre todo, creando y organizando actividades para todos los miembros del hogar.

    El respeto y la creatividad son los pilares de nuestra filosofía. Todo lo que hacemos lo bañamos de mimo, cuidado y amor. Nos encanta el juego, la diversión y la imaginación. Y apostamos por un aprendizaje continuo y consciente.

    En Froggies siempre jugamos. Creemos que el juego nos ofrece la mirada más pura del mundo en el que vivimos. Nos sumerge en una realidad mágica cargada de aprendizaje que nos llena de posibilidades.

    Cursos destacados

    #FroggiesPost

    Cristina
    26 febrero, 2021

    Buscando colegio con Micole

    Cristina
    4 noviembre, 2020

    7 tips para elegir un “buen” cuento

    Cristina
    29 octubre, 2020

    Slime y Halloween

    Rocío Hernández

    Desarrollo de Negocio

    Érase una vez… el destino, que hizo que un día froggies se cruzara en mi camino para recordarme lo bonito que es crear.

    De pequeña soñaba con… ser médico 😉

    Se me da requetebién… escuchar. Creo que es súper importante el escuchar para poder entender mejor al que tienes enfrente y poder sorprenderle.

    Mi helado preferido es de… ¡hielo! Soy mucho mas de heladitos de hielo que de leche… Viva el Calipo de fresa

    Me divierte la palabra… chirimoya. Recuerdo una noche de primavera en la época universitaria, organizando un viaje con amigas, estábamos haciendo la reserva de vuelos para ir a Mallorca. No teníamos internet así que estábamos al teléfono haciendo la reserva. Cuando el chico de la aerolínea preguntó por una contraseña para la reserva, la primera palabra que se me ocurrió fue Chirimoya. De pronto nos entró la risa floja a todos (incluido el chico al otro lado del teléfono). Desde entonces me encanta la palabra.

    Si inventara un juguete sería… de madera, seguro. Me gustan los materiales naturales: madera, lana, telas, tierra, piñas…

    Del baúl de mis recuerdos rescataría… un viaje a Costa Rica con mis padres, años 90. Yo tendría unos 12 años. Viajamos durante casi un mes con un coche alquilado por gran parte del país. Recuerdo desayunar zumo de sandía y tortilla ¡rodeada de ranas, lagartijas y monos!

    Mi planeta imaginario… tiene mucha agua, plantas, colores y aire fresco.

    Dentro de 20 años me imagino… disfrutando de lo que hago, teniendo tiempo de viajar y disfrutar con familia y amigos.

    Para mí la infancia es… inocencia, ilusión y sorpresa.

    María​ Sanz

    Froggies Tenerife

    Érase una vez… un pajarito “canario” que se convirtió en rana.

    De pequeña soñaba con… ser grande. Ahora sueño con ser pequeña 🙂

    Se me da requetebién… pasármelo bien (jeje).

    Mi helado preferido es de… ¡¡CHOCOLATE!!

    Me divierte la palabra… canchanchán.

    Si inventara un juguete sería… ¡Uy! No sé qué juguete sería pero sí qué tipo: sostenible, didáctico y creativo.

    Del baúl de mis recuerdos rescataría… todas y cada una de las personas que me han aportado felicidad.

    Mi planeta imaginario… ¡mucho verde froggies!

    Dentro de 20 años me imagino… feliz, muy feliz disfrutando de la vida 🙂

    Para mí la infancia es… un periodo en el que la magia no tiene…

    Lucía Ucar

    Froggies Bilbao

    Érase una vez… una brillante estrella llamada Lía que miraba el mundo desde el cielo. Cuanto más miraba más cuenta se daba de que quería venir a la tierra a vivir una vida en ella. Así que comenzó a buscar una pareja a la que convertir en padres y un día la encontró. Habían soñado mucho tiempo con tener una hija a la que amar, proteger y cuidar.
    Lía bajó desde el cielo y durante unos meses se cobijó en el vientre de su nueva madre. Allí esperó a estar lista para venir al mundo. Mientras tanto sus padres también se prepararon para poder acompañarla en su camino.
    Lía nació una noche fresca y despejada y así el resto de estrellas pudieron acompañarla en su viaje a la vida. Desde entonces ilumina el camino de sus nuevos padres desde la Tierra.

    De pequeña soñaba con… montar una tienda junto con mi primo para vender tiestos en el jardín de mi abuelo. Los haríamos con nuestras propias manos y los dejaríamos secar al sol.

    Se me da requetebién… organizar y cuidar a las personas.

    Mi helado preferido es de… vainilla con galletas de chocolate. Mmmm…

    Me divierte la palabra… —–

    Si inventara un juguete sería… para soñar, para dejar volar la imaginación, para hacer el payaso y para que los adultos volvamos a ser niños durante un rato.
    Del baúl de mis recuerdos rescataría… esos momentos que pasaba jugando y conversando con las personas que ya no están, las excursiones con mis hermanos y primos a buscar aventuras por el campo y la maravillosa sensación de estar protegida y querida en los brazos de mi madre y de mi padre.

    Mi planeta imaginario… consciencia, allí todo se convierte en algo todavía más hermoso.

    Dentro de 20 años me imagino… jugando y aprendiendo.

    Para mí la infancia es… sagrada, bella, relevante y… divertida.

    Begoña

    —–

    Érase una vez… —–

    De pequeña soñaba con… —–

    Se me da requetebién… —–

    Mi helado preferido es de… —–

    Me divierte la palabra… —–

    Si inventara un juguete sería… —–

    Del baúl de mis recuerdos rescataría… —–

    Mi planeta imaginario… —–

    Dentro de 20 años me imagino… —–

    Para mí la infancia es… —–

    Egoi Saraldi

    Director Financiero

    Érase una vez… un mundo mejor.

    De pequeña soñaba con… NBA.

    Se me da requetebién… tratar con la gente.

    Mi helado preferido es de… limón.

    Me divierte la palabra… Agustín.

    Si inventara un juguete sería… Lego.

    Del baúl de mis recuerdos rescataría… mi año Erasmus.

    Mi planeta imaginario tiene… poca gravedad… ¿para qué tomar la vida en serio, si al fin y al cabo no saldrás vivo de ella? Groucho Marx.

    Dentro de 20 años me imagino… como un experto soñador.

    Para mí la infancia es… jugar, reir, disfrutar… y sin darte cuenta… crecer.

    Cristina Saraldi

    Directora General

    Érase una vez… una ranita llamada Dorty que cobró vida tras recibir un lindo abrazo. Desde entonces, Dorty confiaba en sí misma y en recurrir a los demás para conseguir cumplir cada uno de sus sueños. Tanto tanto, que con sus propias manos construyó un barquito con cáscara de nuez y se lanzó a surcar los mares. Aún hoy, sigue navegando por los confines de sus diversos mundos…

    De pequeña soñaba con… ser escritora y presidenta del gobierno (¡¡¡¡Toma ya!!!!)

    Se me da requetebién… iluminar mi vida y la de los demás. Crear con ese propósito y sentir desde ese lugar.

    Mi helado preferido es de… sorbete de ranas.

    Me divierte la palabra… esternón. Sin embargo, lo que más me gusta son los juegos de palabras y las rimas. Y me encanta que croar, criar, crear y crecer empiecen igual… (¡¡y Cris!!).

    Si inventara un juguete sería… un tele-transportador con purpurina de colores. Y si contamos un juguete hecho con mis manos, ya lo he inventado: un calendario semanal para mi hija, que así va identificando los días poco a poco. Creo que iré inventando más según las necesidades que me vayan surgiendo como madre.

    Del baúl de mis recuerdos rescataría… las horas de juego con mis hermanos y mis papás. Sin embargo, las que más me vienen a la cabeza son las pasadas con mi prima Inés y mi vecina María construyendo ciudades y relaciones con nuestras muñecas.

    Mi planeta imaginario… tiene mucha agua, árboles con copas de corazón y playas de todos los colores. No habría coches más que para viajar. El vehículo sería la bici y las personas se tratarían con respeto. Mi planeta imaginario está regido por el amor y no hay dinero. Todo funcionaría a través del trueque. Se entendería la vida como una mezcla de relaciones y experiencias que nos harían a todos crecer. Los niños estarían, sin duda, valorados y se les escucharía y tendría en cuenta a la hora de cualquier decisión de la comunidad.

    Dentro de 20 años me imagino… feliz, con vistas al mar y pudiendo dedicarme al menos un par de horas al día, a mí misma y a los míos. Me veo co-dirigiendo Froggies y disfrutando mucho de todo lo que hago. Porque como dice mi madre, lo compartido sabe mejor.

    Para mí la infancia es… la etapa más mágica de la vida en la que se forman los recursos que obtendremos en la vida adulta. Creo que es indispensable que sigamos siendo niños “por siempre jamás”.